Musicalidad en la Danza

Parte 2

Como ya hemos visto en el capítulo anterior, el término “Musicalidad” es un concepto tan amplio, abstracto, y a veces difícil de comprender, que hemos comenzado por abordarlo desde distintos aspectos : la musicalidad en la palabra, la poesía, y el recitado.

Si todavía no has leído el capítulo anterior, te recomiendo empezar por allí : ¿Qué es la Musicalidad? parte 1. (Leer más 

En este capítulo analizaremos el punto quizás más relevante de la musicalidad : La Musicalidad en la danza. Hablaremos de la escucha activa, la expresión corporal, y cómo trabajar la musicalidad

Musicalidad en la Danza

En la danza, la musicalidad se entiende como la capacidad de expresar en el baile lo que nos dice y nos hace sentir la música.  

Y en esta fusión de música y danza, el movimiento corporal y su capacidad expresiva ocupan el lugar del lenguaje.

Para el espectador, la musicalidad implica una correspondencia entre lo que se ve y lo que se escucha. Se observa una correlación entre las partes, como piezas que se encastran entre sí, lo cual provoca una sensación de bienestar. 

Para el que baila, se genera una sensación de ser parte de esa música, se siente que la música genera nuestro movimiento de manera orgánica o natural.

“Se dice que alguien es musical cuando responde al estímulo sonoro (absorción) y se expresa sonoramente (proyección) de manera espontánea.

La sensibilidad musical, la musicalidad, corresponde por lo tanto […] al hecho de que las personas podamos entender y sentir el lenguaje de la música como generador de deseos, emociones, sentimientos.

Incluye además, la capacidad de interiorizarla, reproducirla, e incluso improvisarla, sin que medie ninguna reflexión intelectual.”

Resulta interesante remarcar estos dos mecanismos que propone la frase anterior : Absorción y Proyección, las cuales involucran directamente los procesos que analizaremos en el próximo segmento : Percepción y Expresión.  

De aquí en adelante utilizaremos estos términos (Percepción y Expresión) para referirnos a dichos procesos.   

Debido a que el mundo de la danza es tan amplio y de estilos tan diversos, me enfocaré principalmente en el género tango, ya que es el área en la cual me he especializado como músico profesional (+ info en BIO), y en la que he ahondado como bailarín aficionado hace algunos años.

Musicalidad en el Tango

Ser musical en el baile es realmente un proceso que requiere a la vez ser perceptivo (sensible a la música que suena) y expresivo (capaz de transformar la información y las emociones en movimientos). 

Y adicionalmente, ya que el tango es un baile de pareja, también requiere conexión y entendimiento entre ambos bailarines.

Desarrollo de la Percepción y la “Escucha activa” - primer aspecto

Entrando en el terreno de la parte receptiva lo más importante será desarrollar la percepción de la música. Es decir, concientizar qué tipo de información o detalles podemos rescatar de la música que escuchamos. A esto lo llamamos “escucha activa”.

El acto de “escuchar” está vinculado a lo sensorial, sin embargo la “escucha activa” es la actividad de educar la atención al escuchar, y requiere transitar el proceso de interpretar o comprender la información que nos provee dicha escucha.  

Durante dicho proceso comenzamos por descubrir la música y sus sonidos, de manera básica, ligado a lo sensorial. 

En una segunda instancia, continuamos por reconocer el lenguaje musical, y sus aspectos técnicos y expresivos. Y nos detenemos a pensar en ellos analíticamente, sin importar el nivel de conocimiento musical que tengamos.

Por último, a modo de conclusión, debemos reflexionar acerca de la conexión entre esa música y nuestras propias vivencias y emociones. De esta manera obtendremos una apreciación propia de la misma, y una crítica musical.

El desarrollo de la percepción y apreciación permitirá tener “insights” musicales con mayor facilidad.

Ayuda en cierto modo, a generar una especie de “catálogo personal interno” en el que almacenamos conocimientos, sensaciones, y reflejos o reacciones. Todos estos con crecientes grados de elaboración.

Finalmente, a la hora de bailar, podremos aplicar este catálogo de informaciones musicales de manera fluida, y sin necesidad de una concentración extrema.

Expresividad corporal - segundo aspecto

El paso siguiente al desarrollo de la percepción sería lograr que esas informaciones, esos gustos e ideas generadas en la escucha, se traduzcan en una expresión corporal.

Cabe aclarar por ejemplo, que no necesariamente ser expresivo significa ser extrovertido y carismático. 

Muchas veces la expresividad puede ser sutil e interna, y no por eso es menos interpretativa o expresiva.

Según un artículo de la autora Mª Ángeles Cáceres Guillén, publicado por la Federación de enseñanza de C.C.O.O de Andalucía : 

Es a partir de 1968 cuando se inician las prácticas denominadas “de expresión corporal”. Las mismas aparecen dentro de la danza, en el teatro, en la educación física, animación sociocultural, etc. 

En su artículo nos comparte algunas definiciones de otros autores :

“La expresión corporal podría ser la expresión del pensamiento a través del movimiento, con intencionalidad comunicativa.” (Tomás Motos)

“La expresión corporal es una disciplina que permite encontrar, mediante el estudio y la profundización del empleo del cuerpo, un lenguaje propio”. (Marta Schinca)

Esta última frase es la más importante desde mi punto de vista, ya que apunta exactamente al mismo objetivo que quiero resaltar en la musicalidad : el lenguaje propio.

¿Cómo trabajar la musicalidad ?

A lo largo de toda la formación de un alumno de danza, es fundamental trabajar para adquirir la habilidad de bailar a través de una correcta ejecución técnica. 

Pero será fundamental, a su vez, desarrollar la percepción musical adecuada que permita la conexión emocional que existe entre la música y la danza.

La musicalidad es algo que se aprende y se incorpora fácilmente gracias al trabajo y comprensión de la misma.

Para ello, se recomienda trabajar y desarrollar los puntos más importantes para la danza de tango

Entre ellos : ritmo, acentos, tempo, melodía, acompañamiento, forma o estructura, instrumentación, dinámicas, contrapuntos, estilos de cada orquesta, etc.

Nuestro curso de Musicalidad te ayudará a desarrollar estos conceptos de manera simple y práctica. (conoce nuestros cursos _ leer más)

Cabe destacar que a la hora de bailar es recomendable olvidarse completamente de la parte analítica musical. Ser muy mental a la hora de bailar suele ser contraproducente para la musicalidad misma del momento. 

La parte analítica ya la hemos trabajado en su debido momento y la hemos incorporado. Y como resultado, no necesitaremos analizar constantemente, sino que lo aprendido nos permitirá hacer el proceso de manera subconsciente en tiempo real.

Curso de Musicalidad Tango

Nuestro curso de Musicalidad te ayudará a desarrollar la percepción y entendimiento de los conceptos más importantes para la danza de tango

La creación de este curso nace de la certeza de que el entendimiento de la musicalidad es fundamental para el desarrollo del baile en todos sus niveles. Aprender a escuchar activamente lo que sucede en la música nos conducirá a un resultado más completo o enriquecido de baile.

Hay que saber que existe la posibilidad de trabajar en estos puntos de manera muy simple. Solo es necesario descubrir cada uno de ellos, entender algunos ejemplos, y luego estaremos listos para comenzar a escuchar la música en distintas profundidades, como si fuera en 3D. 

En síntesis, la utilización de conocimientos y herramientas con un fin expresivo, representativo y personal, es lo que convertirá la obra en una verdadera representación “artística” y creativa. 

Para más información :

contáctanos a camilcordoba@gmail.com , o déjanos un mensaje en el siguiente formulario.

Subscribe to Newsletter

* indicates required
Language | Idioma | Langue
Newsletter content you'd like to receive
Scroll Up